¿Qué son los suplementos?

Qué son los suplementos

Lo más probable es que sí, suplementos dietéticos son un elemento básico en la rutina diaria. Muchos dirían que los suplementos son sinónimo de vida sana, por los nutrientes que aportan y los beneficios para la salud que dicen ofrecer. Aunque parezca irónico, estas pequeñas píldoras han estado arraigadas en la vida cotidiana durante siglos. Sin embargo, todavía existe cierto grado de confusión sobre los ingredientes de los suplementos, su fabricación y su regulación. ¿Existe una definición clara de los suplementos? ¿Cómo hacen las empresas para meter tanto en algo tan pequeño? Averigüémoslo.

Suplementos: Una breve definición

Los suplementos dietéticos son fórmulas fabricadas que suministran un determinado nutriente o combinación de nutrientes a un nivel de potencia que se considera más eficaz. La mezcla exacta de nutrientes se selecciona en función de sus beneficios potenciales -y a menudo específicos- para la salud. Los tipos de nutrientes que puede encontrar en los suplementos dietéticos incluyen:

  • Vitaminas esenciales
  • Minerales esenciales
  • Vitaminas no esenciales
  • Minerales no esenciales
  • Hierbas
  • Productos botánicos
  • Enzimas
  • Probióticos
  • Otros ingredientes

Suplementos Una breve definición

Los diferentes tipos de suplementos dietéticos

Ese multivitamínico que tomas cada día es un tipo de suplemento dietético. Las multivitaminas suelen aportar una gran cantidad de micronutrientes, como vitaminas y minerales. Pero hay otros tipos de suplementos. Algunos aportan macronutrientes, como las proteínas, mientras que otros suplementos se elaboran con productos botánicos o incluso con bacterias (del tipo beneficioso).

Suplementos vitamínicos

Encontrará que los suplementos vitamínicos son de un solo nutriente o de una fórmula combinada. La mayoría de las fórmulas de un solo nutriente -como las vitaminas de la carta- suministran esencial vitaminas; mientras que un multivitamínico puede proporcionar y vitaminas no esenciales. Las vitaminas no esenciales son las que su cuerpo puede fabricar, aunque la lista es bastante corta: biotina, vitamina D y vitamina K. En cambio, hay 13 vitaminas esenciales, que su cuerpo no puede producir suficientemente por sí mismo. Hay que obtenerlas a través de la dieta y/o los suplementos.

Los suplementos vitamínicos se presentan en diversas formas, desde cápsulas y comprimidos hasta líquidos y polvos. Este tipo de suplemento dietético se crea extrayendo un nutriente muy específico de una fuente natural, una fuente sintética o una combinación de ambas. Las diferencias entre estos distintos procesos de fabricación son notables y pueden influir en la forma de comprar suplementos vitamínicos.

Fuentes naturales – Las fuentes naturales incluyen frutas, verduras y animales. Sin embargo, esto no significa que se obtenga el mismo beneficio que la fruta o la verdura entera. Los complementos alimenticios se elaboran a partir de concentrados o extractos de alimentos que proporcionan niveles estándar de la vitamina. La vitamina es lo más parecida a su forma natural, pero este es un proceso de fabricación tedioso y caro.

Fuentes sintéticas – Los nutrientes sintéticos se fabrican en un laboratorio. Estos nutrientes artificiales pueden tener una estructura molecular idéntica a la de los nutrientes naturales. O bien, pueden tener una forma diferente a la que ofrece la naturaleza. Estas variaciones pueden ser útiles, porque algunas enzimas de su cuerpo sólo se emparejan con ciertas estructuras vitamínicas. Los fabricantes de suplementos recurren a fuentes sintéticas para proporcionar el nutriente más biodisponible. Las fuentes sintéticas también suelen ser la opción más económica y abundante.

Fuentes cultivadas – Algunas vitaminas se fabrican mediante cultivo. En este caso, el nutriente se cultiva en la levadura o en las algas, y luego se cosecha para obtener suplementos vitamínicos. El cultivo también se utiliza para hacer yogur, kéfir y chucrut. No es una práctica poco común ni mucho menos. Y puede crear un nutriente más biodisponible.

Fermentación bacteriana – Lo creas o no, ciertos suplementos vitamínicos utilizan subproductos nutritivos de bacterias fermentadas. La vitamina B12 es un gran ejemplo. Sí, esta vitamina puede encontrarse de forma natural en los animales. Pero la que se utiliza para fabricar suplementos o alimentos enriquecidos se biosintetiza mediante la fermentación de diferentes bacterias. Este proceso industrial genera un rendimiento mucho mayor. La riboflavina, la vitamina D2 y la vitamina K2 también suelen obtenerse mediante fermentación bacteriana.

Suplementos minerales

Aunque las vitaminas se llevan la mayor parte de la atención, los minerales también son un factor clave para una salud óptima. Pueden dividirse en dos categorías principales: macrominerales y oligoelementos. Los siete macrominerales se necesitan en grandes cantidades y los nueve oligoelementos en dosis mínimas. Eso sí no significa que los oligoelementos sean intrascendentes. El hierro, por ejemplo, es esencial para transportar el oxígeno en la sangre. Cuando no se obtiene suficiente cantidad de estos nutrientes a través de la dieta, los suplementos minerales pueden ayudar.

Los suplementos minerales tienen muchas formas convenientes, incluyendo aerosoles líquidos, pastillas, cápsulas, gomitas, tabletas y más. Muchos son fórmulas de un solo nutriente. Pero también se pueden encontrar mezclas de multiminerales o minerales mezclados con multivitaminas, lo que permite obtener un suplemento más equilibrado. Cuando se trata de fabricar suplementos minerales, el proceso es similar al de las fórmulas vitamínicas. Hay fuentes naturales, versiones sintéticas e incluso minerales cultivados, como el Zinc Fermentado de New Chapter.

Suplementos minerales

Hierbas y productos botánicos

Los suplementos de hierbas parecen fórmulas totalmente naturales, arrancadas directamente de la vid. De hecho, se derivan de las plantas. Algunos se elaboran con la planta entera, mientras que otros se formulan utilizando sólo ciertas partes de la planta (las que se consideran más beneficiosas, por supuesto). Por ejemplo, la cúrcuma es una planta con flores. Pero es la raíz la que se utiliza popularmente en las recetas indias y para crear suplementos de hierbas.

Por muy naturales que sean los suplementos de hierbas, no esperes un frasco de hojas en la puerta de tu casa. Bueno, puede que recibas algunas hojas. Las hierbas y los productos botánicos adoptan todas las formas posibles y pueden consumirse de múltiples maneras. Las hierbas enteras y secas pueden prepararse en forma de té o descomponerse en polvo para mezclarlas con su bebida favorita. Para evitar la terrosidad de las hierbas, puede encontrarlas en cápsulas o comprimidos fáciles de tomar. También pueden procesarse para uso externo, como el gel de aloe vera o la crema de árnica.

Las hierbas se han utilizado en la medicina antigua durante cientos de años. Sus beneficios para la salud son de gran alcance y, en muchos casos, están bien estudiados. Si no estás seguro de qué planta puede ser la mejor para tus necesidades o qué forma de tomarla, consulta esta guía de suplementos herbales.

Suplementos enzimáticos

Los suplementos enzimáticos suministran enzimas digestivas. Las enzimas son proteínas que descomponen los alimentos que usted come, lo que le permite absorber todos los nutrientes beneficiosos de esos alimentos. Todas las partes del tracto digestivo -desde la boca hasta el intestino delgado- producen enzimas digestivas. Sin embargo, algunas de las más importantes proceden del páncreas. Las siguientes enzimas son producidas por el organismo:

  • Lipasa – descompone la grasa
  • Amilasa – descompone los carbohidratos
  • Proteasas – descomponen las proteínas
  • Peptidasas – descompone las proteínas
  • Tripsina – descompone las proteínas
  • Lactosa – descompone la lactosa, el azúcar que se encuentra en los productos lácteos

Desgraciadamente, la edad, las enfermedades y el estilo de vida pueden afectar a la capacidad del organismo para producir enzimas digestivas. Por lo tanto, hay que recurrir a los suplementos enzimáticos.

Las enzimas utilizadas en los suplementos se derivan de páncreas animales o de plantas. Las fuentes animales incluyen páncreas de cerdo, vaca y cordero. Las fuentes vegetales de enzimas son las frutas, los mohos, las levaduras y los hongos.

Además de las enzimas innatas mencionadas anteriormente, los suplementos enzimáticos se formulan habitualmente con bromelina (derivada de la piña) y papaína (derivada de la papaya). Estas fuentes de enzimas tienen una investigación limitada para confirmar sus beneficios para la salud. La bromelina puede incluso interferir con ciertos medicamentos recetados. Así que asegúrese de hablar con su médico antes de tomar un suplemento de enzimas.

Probióticos

Es fácil confundirlos, pero hay muchas diferencias entre las enzimas digestivas y los probióticos. Los probióticos son bacterias beneficiosas que se desarrollan en todo el sistema digestivo. La mezcla de cepas bacterianas y la cantidad total que viven dentro de su sistema digestivo son fácilmente influenciadas por el ambiente que usted proporciona. Mantener un buen equilibrio de probióticos conduce a un tracto digestivo saludable, que luego apoya la producción natural de enzimas digestivas. Todo cierra el círculo.

Llegados a este punto, es posible que te preguntes cómo se pueden encapsular las bacterias. La fabricación de probióticos es un poco complicada. La mayoría de los suplementos probióticos se fabrican suspendiendo las bacterias en un líquido o pulverizándolas. Ambos procesos suelen implicar leche o productos lácteos para fermentar y cultivar las bacterias, aunque algunas empresas han podido utilizar un medio no lácteo.

Independientemente de cómo se formen las bacterias, son organismos frágiles. El calor, el oxígeno, la humedad y el ácido pueden degradar rápidamente los probióticos. Por eso verás que muchos suplementos de probióticos requieren refrigeración. También se puede añadir al proceso vitamina C y fibras prebióticas para evitar la oxidación (la vitamina es un antioxidante). Otra práctica común es combinar las enzimas digestivas con los probióticos. Las enzimas digestivas pueden ayudar a proteger a las bacterias cuando entran en el duro entorno ácido del estómago.

Cuando compre probióticos, fíjese en las unidades formadoras de colonias (UFC). Esto le indica el número de bacterias viables en esa fórmula en particular. Unas UFC más altas se asocian generalmente con un apoyo más avanzado para la salud. Además, preste atención a la mezcla de bacterias. Algunas fórmulas están hechas con sólo una o dos cepas específicas, mientras que combinaciones como Vitacost Probiotic 15-35 suministran más de una docena de cepas diferentes. Dependiendo de las necesidades de su cuerpo, una amplia variedad podría ser mejor que un alto número de UFC.

Omegas, colágeno y CoQ10, ¡oh!

Las vitaminas, los minerales y las hierbas son la base de los suplementos dietéticos. Son los ingredientes más buscados en la industria, y los que han existido por más tiempo. Sin embargo, esta no es ni mucho menos una lista exhaustiva. Existen numerosos tipos de suplementos dietéticos. En su búsqueda, también puede considerar suplementos importantes como los ácidos grasos esenciales omega-3 o productos de moda como el colágeno en polvo. Si tiene curiosidad por otros suplementos dietéticos, Vitacost.com tiene una selección asombrosa. Navega por todas las categorías de suplementos y luego busca en el blog de The Upside para saber más sobre cada una de ellas. Y no te olvides de hablar con un profesional de la salud antes de empezar cualquier régimen de suplementos. Un profesional que entienda tus objetivos de salud te guiará por el camino correcto.

¿Qué son los aglutinantes y los rellenos?

Casi todos los suplementos dietéticos están hechos con «otros ingredientes». Esta línea de la etiqueta se refiere a los excipientes utilizados en la fabricación de los suplementos. Excipientes es el término oficial para los aglutinantes, rellenos, desintegrantes, recubrimientos, colorantes y cualquier otro «otro ingrediente.»

Genial, pero ¿qué son los rellenos, los aglutinantes y los desintegrantes? Todos ellos son ingredientes inactivos con funciones definitivas. No añaden ningún valor nutricional al suplemento. En cambio, los excipientes se utilizan para: aumentar el volumen de una cápsula o tableta, unir los ingredientes para evitar que se desmoronen (porque a nadie le gusta que una tableta calcárea se deshaga en la boca), proteger contra la humedad y el calor, reducir el pH y mejorar la absorción, por nombrar algunos.

Nota sobre la reglamentación

Al contrario de lo que pueda haber oído, los suplementos dietéticos son regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). La regulación de los suplementos se enmarca en la Ley de Educación y Salud sobre Suplementos Dietéticos de 1994, también conocida como DSHEA. Se trata de unas directrices del gobierno federal que describen las buenas prácticas de fabricación actuales (cGMP) para los fabricantes de suplementos. Los fabricantes pueden cumplir con las cGMP o no cumplirlas. Los que están en regla han demostrado que sus suplementos no contienen contaminantes, están libres de impurezas y están etiquetados con precisión.

Qué esperar de los suplementos dietéticos

Los suplementos dietéticos no están destinados a diagnosticar, tratar, curar o prevenir enfermedades. Entonces, ¿qué hacen los complementos alimenticios? Lo que hacen es apoyan su salud y bienestar. Es posible que necesite apoyar un determinado sistema del cuerpo: cardiovascular, reproductivo, respiratorio. O, tal vez, su médico ha determinado que tiene una deficiencia de vitamina D3. Los suplementos dietéticos pueden suplir esas carencias nutricionales.

Si alguna vez alguien te pregunta «¿qué son los suplementos?», puedes decirle lo siguiente: no son mágicos, pero sí fascinantes.

Qué esperar de los suplementos dietéticos

Un poco más: ¿Valen la pena los suplementos dietéticos?

¿Está considerando tomar suplementos dietéticos en su búsqueda de la salud? Si asiente con fuerza, ¡no es el único! Pero, ¿son los suplementos seguros y eficaces?

Suplementos dietéticos: Lo que debes saber

Conceptos básicos
Los suplementos dietéticos incluyen vitaminas, minerales, probióticos, hierbas y aminoácidos. Vienen en muchas formas -como píldoras, polvos, líquidos y barras- que puedes comer o beber.

Muchas personas toman suplementos dietéticos para suplir las carencias nutricionales de su dieta. Otros toman suplementos con la esperanza de prevenir enfermedades o alcanzar objetivos específicos de bienestar.

Las pruebas sobre la eficacia de los suplementos dietéticos son contradictorias.

Beneficios
Los suplementos pueden ayudarle a

proporcionar los nutrientes que no puede obtener de su dieta
aumentar los niveles de nutrientes si tiene carencias
apoyar los objetivos de bienestar generales y específicos
complementar los planes de tratamiento médico convencionales
ofrecer opciones terapéuticas alternativas
Riesgos
Por otro lado, los suplementos dietéticos pueden

interactuar con los medicamentos
empeorar las condiciones de salud existentes
provocar efectos secundarios o reacciones alérgicas
complicar una intervención quirúrgica
provocar nuevos problemas de salud, potencialmente graves.
Más de la mitad de los adultos estadounidenses utilizan suplementos con regularidad (y el porcentaje se dispara a medida que envejecemos). Dado que los suplementos dietéticos pueden formar parte de su estrategia de autocuidado, es posible que quiera saber si le ayudarán a conseguir los resultados deseados, como aumentar el bienestar general o evitar enfermedades.

¿O sólo harán que tu orina tenga los colores del arco iris y sea más cara? Y lo que es peor, ¿podrían los suplementos dietéticos ser perjudiciales para ti? Hemos destapado la cápsula de la verdad para que sepas lo que hay.

 

Beneficios de los suplementos dietéticos

Beneficios de los suplementos dietéticos

Echemos un vistazo a lo que los suplementos dietéticos pueden hacer por ti – y si están a la altura de ese potencial.

Beneficios de los suplementos dietéticos

Hay una gran variedad de suplementos dietéticos en el mercado -desde la vitamina A hasta el zinc y todo lo demás- que tienen como objetivo abordar un espectro de condiciones de salud.

Vamos a agruparlos en tres categorías:

Apoyo al bienestar general. Esta es la letanía de fórmulas multiminerales y multivitamínicas, probióticos, etc. Tal vez los tomes a diario para cubrir una dieta, un régimen de sueño o un plan de fitness que no sea muy bueno. No se dirigen a problemas de salud concretos, sino que pretenden mejorar el bienestar físico y mental diario.
Para tratar problemas de salud específicos. Puede tomar un régimen de suplementos con un objetivo de salud específico. Por ejemplo, puede tomar calcio y vitamina D para mejorar la salud de los huesos. O, para ser más específicos, las personas con degeneración macular asociada a la edad podrían tomar una combinación de vitaminas C y E, zinc, cobre, luteína y zeaxantina (también conocida como AREDS) para frenar la pérdida de visión.
Prevenir enfermedades o lesiones. En lugar de utilizar los suplementos para solucionar un problema existente, puede considerarlos una medida preventiva. Esto también puede significar tomar un determinado suplemento por una razón específica. Por ejemplo, las personas embarazadas suelen tomar suplementos de folato o ácido fólico para reducir el riesgo de ciertos problemas de desarrollo del feto.
En resumen, hay innumerables suplementos dietéticos que pueden aportar beneficios para un número igualmente innumerable de problemas de salud física y mental. Pero…

Eficacia de los suplementos dietéticos

Oh, vaya, este es un tema muy interesante. Por decirlo suavemente, la eficacia de los suplementos dietéticos es… inconclusa.

Estudios observacionales frente a ensayos controlados
El número y la calidad de los estudios sobre suplementos dietéticos es bastante desigual.

Muchos de los estudios existentes son observacionales, lo que significa que los investigadores no utilizaron ningún grupo de control. Esto puede hacer que los resultados sean un poco sesgados. Los estudios aleatorios controlados suelen generar resultados totalmente diferentes a los de los estudios observacionales.

Algunos suplementos famosos, como el magnesio y el potasio, han sido objeto de muchas investigaciones, por lo que hay muchos más datos disponibles para analizarlos.

Otros suplementos (los más prometedores) no tienen necesariamente muchos estudios que los respalden, por lo que todavía hay grandes interrogantes sobre su eficacia.

Está claro que a todos nos vendría bien seguir investigando los efectos de los suplementos.

¿Cuándo no se pueden obtener los nutrientes de la dieta?

Obtener los nutrientes de una dieta sana y equilibrada puede ser mucho más eficaz que obtenerlos de los suplementos. (Además, puede ser más barato y más sabroso).

Pero ciertos grupos de personas no pueden obtener los nutrientes que necesitan sólo a través de la dieta por diversas razones, por lo que los suplementos pueden ser esenciales.

Las restricciones dietéticas pueden provocar una carencia de nutrientes en algunas personas (los veganos, por ejemplo). La incapacidad de absorber completamente la B12 de los alimentos a medida que envejecemos (lo que podría deberse a los bajos niveles de ácido estomacal) o el aumento de las necesidades de nutrientes que se observa en estados hipermetabólicos como el cáncer también podrían ser responsables.

Sea cual sea la causa, los suplementos pueden suplir estas carencias nutricionales.

 

Los suplementos también pueden ser muy útiles para corregir una deficiencia de vitamina D. Este tipo de deficiencia es súper común, y la vitamina D no aparece en muchos alimentos. La deficiencia de vitamina D es mucho más común en personas con obesidad y personas con ciertas condiciones de salud.

Así que, a menos que tomes mucho sol y tengas una salud perfecta, tienes muchas posibilidades de desarrollar niveles bajos de vitamina D o una deficiencia total.

Los medicamentos habituales, como ciertos tipos de anticonceptivos, la metformina y las estatinas, también pueden reducir los nutrientes del organismo. Esto puede dificultar la obtención de las cantidades óptimas sólo a través de la dieta.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir 10 días de consejos y recetas que le ayudarán a reducir el azúcar (¡sigue disfrutando de muchas cosas buenas!). Además, recibirás nuestras principales historias sobre comida, fitness, sexo y mucho más.

 

Usos de los suplementos dietéticos

Los suplementos dietéticos pueden ser realmente útiles si no puedes obtener todos los nutrientes que necesitas de las fuentes de alimentación. Esto puede deberse a:

Hábitos alimenticios. Seguir una dieta restrictiva, como una dieta cetogénica o vegana, aumenta las posibilidades de sufrir deficiencias de nutrientes.
Factores del estilo de vida. Es posible que viajes mucho, que trabajes muchas horas o que vivas en un lugar sin acceso a una gran variedad de alimentos nutritivos.
Consideraciones físicas. Es posible que no pueda comer o digerir ciertos alimentos y que necesite otro método para obtener nutrientes. Las personas embarazadas o en periodo de lactancia suelen necesitar suplementos. Ciertas condiciones médicas también aumentan las posibilidades de desarrollar deficiencias nutricionales. Por ejemplo, las personas con diabetes de tipo 2 son más propensas a tener carencias de nutrientes como la vitamina B12 y el magnesio.
Historial de salud personal. Puede que tengas una carencia de minerales o que tu médico piense que aumentar tus niveles de algunos minerales clave solucionará un problema de salud concreto.

Usos de los suplementos dietéticos
Riesgos de los suplementos dietéticos

Como ocurre con cualquier sustancia que se introduce en el cuerpo o se aplica sobre él, los suplementos conllevan la posibilidad de una respuesta negativa no deseada, como una reacción alérgica, efectos secundarios o interacciones con los medicamentos que se toman.

La FDA no regula los suplementos dietéticos de la misma manera que los medicamentos, sino que los regula de forma similar a los alimentos. Esto significa que no tiene autoridad para opinar sobre la seguridad o la eficacia de un suplemento. Esa responsabilidad se deja en manos del fabricante del suplemento.

Se supone que los fabricantes deben garantizar que los suplementos son seguros antes de sacarlos al mercado. Otro buuuuuuut…

Efectos secundarios y reacciones adversas de los suplementos dietéticos
El nutriente estrella de muchos suplementos -el jengibre, la curcumina o la equinácea, por ejemplo- suele considerarse seguro para la mayoría de las personas cuando se toma correctamente. El gobierno considera estas sustancias «generalmente reconocidas como seguras» (GRAS).

Pero pueden surgir problemas. De hecho, cada año se producen una media de 23.000 visitas a urgencias por efectos adversos relacionados con los suplementos dietéticos.

Entonces, ¿cuáles son los mayores problemas? Pues…

Los efectos secundarios. Los efectos secundarios más comunes son el malestar estomacal, la diarrea, los dolores de cabeza y las náuseas. Pero los efectos secundarios también pueden ser graves (como daños en el hígado o problemas de desarrollo del feto) o incluso poner en peligro la vida.
Reacción alérgica. Al igual que ocurre con los alimentos, puedes tener una intolerancia o hipersensibilidad a un suplemento. Las alergias pueden manifestarse en forma de picores, hinchazón, erupciones e incluso anafilaxia.
Sobredosis. Si un poco es bueno, mucho debe ser súper, ¿verdad? ¡ERROR! Superar las cantidades máximas recomendadas de algunos suplementos puede provocar efectos graves a largo plazo o irreversibles. A menos que su médico le aconseje algo diferente, lea y siga las directrices del envase para la dosificación y el uso.
Complicaciones con enfermedades existentes. Algunos suplementos no combinan bien con ciertas condiciones médicas. Tomar un suplemento que no encaja con un problema de salud existente puede causar graves problemas.
Interacciones con medicamentos u otros suplementos. Sí, a veces la combinación de suplementos con medicamentos recetados, medicamentos de venta libre u otros suplementos no está destinada a ser. (Más sobre esto en un segundo).
Precauciones
Hay muchas cosas que puedes hacer para que la suplementación sea una experiencia más segura. ¿No es estupendo tener capacidad de decisión personal?

Pregunta a tu médico

Confirma que los suplementos que estás considerando son una buena idea para ti, específicamente. Antes de empezar una nueva rutina de suplementos, es una buena idea consultar a un profesional de la salud. Al fin y al cabo, quieres asegurarte de que estás atendiendo tus necesidades particulares de la forma más segura y eficaz posible.

Si tienes un médico u otro profesional de la salud, ellos conocen tu perfil médico individual. Podrán aconsejarte sobre cómo un determinado suplemento puede interferir con otros medicamentos que estés tomando o afectar a cualquier condición de salud que puedas tener.

Algunos suplementos pueden bloquear la absorción o alterar los efectos de los medicamentos. Por ejemplo, es posible que su cuerpo no absorba toda la cantidad de medicamentos que le han recetado.

Estos son algunos de los suplementos más comunes que no se combinan tan bien con ciertos medicamentos recetados:

La hierba de San Juan puede interferir con los anticonceptivos y los tratamientos para el VIH, las enfermedades cardíacas, la depresión y los trasplantes de órganos.
El gingko biloba, el ginseng y las vitaminas E y K pueden diluir la sangre y causar problemas de salud si se toman anticoagulantes como la warfarina.
Los suplementos antioxidantes podrían interferir con algunas formas de quimioterapia.
También se sabe que el regaliz, el arándano y el pomelo afectan a algunos medicamentos.
También hay que tener en cuenta que:

La mayoría de las investigaciones sobre la seguridad de los suplementos no incluyen a las mujeres embarazadas o lactantes ni a los niños.
Los suplementos y la cirugía pueden ser una mala combinación. Si vas a someterte a una operación, es posible que tengas que dejar de tomar suplementos alimenticios con bastante antelación.
Sé un consumidor inteligente
Si quieres productos de calidad, vas a tener que hacer un poco de diligencia debida. Eso significa utilizar el sentido común y hacer una investigación sólida sobre el suplemento y el fabricante. Podrás evaluar mejor la posible seguridad y eficacia de un suplemento una vez que estés armado con información.

Aquí tienes algunos consejos para empezar:

Busca información en fuentes no comerciales, como sitios web gubernamentales o académicos. Probablemente es legítimo asumir que los vendedores de suplementos van a tener un sesgo – ¡quieren que compres sus píldoras y pociones! Puede que los vendedores no intenten hacer daño, pero no es impensable que den un giro positivo a todos los aspectos de sus productos.
No tengas en cuenta las afirmaciones exageradas. Si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea. Huya de los artículos que presumen de curar enfermedades, quemar grasa o de otras afirmaciones cuestionables.
Tenga en cuenta que «natural», «orgánico» y «herbal» no son sinónimos de «seguro». El hecho de que un suplemento provenga del seno de la Madre Tierra no significa que sea 100 por ciento bueno el 100 por ciento de las veces para el 100 por ciento de los usuarios. Además, hay muchos otros factores en juego, como las variaciones normales en los cultivos con los que se elaboró el suplemento, los procesos de producción del fabricante y USTED.
Lee la etiqueta del envase. Tenga cuidado con los ingredientes extraños añadidos o los contaminantes introducidos a escondidas.
Compre suplementos sólo de empresas con buena reputación. Debes asegurarte de que la gente que fabrica tus suplementos sigue las directrices de las Buenas Prácticas de Fabricación (cGMP) de la FDA y las normas de etiquetado. También puede comprobar que no hay cartas de advertencia de la FDA dirigidas al fabricante del producto.
Si toma un suplemento y por casualidad experimenta un problema con él, informe del problema a la FDA. En este contexto, los chivatos evitan los puntos.
Las formas importan. Algunos suplementos contienen formas de nutrientes que no son tan fáciles de absorber por el cuerpo como otras. Si tienes dudas sobre qué forma de un nutriente concreto deberías tomar, consulta a un profesional de la salud, como un dietista titulado.
Para llevar

Los suplementos dietéticos son vitaminas, minerales y otras sustancias diseñadas para mejorar tu nutrición.

Los suplementos vienen en muchas formas orales, como píldoras, polvos, líquidos, barras y gomitas.

La gente toma suplementos con la esperanza de mantener o mejorar el bienestar general, tratar condiciones de salud específicas o prevenir enfermedades o lesiones. Cada suplemento ofrece beneficios potenciales únicos.

Los suplementos conllevan algunos riesgos. Puedes experimentar efectos adversos o reacciones alérgicas. Hable con un profesional de la salud antes de empezar a tomar cualquier suplemento, especialmente si tiene problemas médicos.

Se necesitan más y mejores investigaciones para determinar la seguridad y eficacia de la mayoría de los suplementos.

Como siempre, tu dieta debe ser tu principal fuente de nutrientes. Por eso es importante seguir una dieta variada y rica en nutrientes. Sin embargo, algunas personas pueden necesitar tomar uno o más suplementos dietéticos por diversas razones.

Lo mejor es trabajar con su equipo de salud cuando considere la posibilidad de tomar suplementos dietéticos. Ellos pueden ayudarle a decidir si los suplementos son necesarios para sus necesidades específicas y, si lo son, cuáles son los más eficaces y seguros.

7 suplementos populares con posibles riesgos ocultos

7 suplementos populares con posibles riesgos ocultos 

Cuando se trata de suplementos, hay tanto bombo y platillo sobre sus posibles beneficios que puede ser difícil separar la realidad de la ficción. Si bien es cierto que las vitaminas y los minerales son esenciales para la salud, no es cierto que tomarlos en forma de píldora, cápsula o polvo -especialmente en megadosis- sea necesario o esté exento de riesgos.

Por un lado, los suplementos dietéticos a veces pueden interactuar entre sí, así como con los medicamentos de venta libre (OTC) y de prescripción. Además, a diferencia de los fármacos, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) no está autorizada a revisar la seguridad y eficacia de los suplementos dietéticos antes de su comercialización. Corresponde a los fabricantes asegurarse de que sus productos no contengan contaminantes o impurezas, estén debidamente etiquetados y contengan lo que afirman. En otras palabras, la regulación de los complementos alimenticios es mucho menos estricta que la de los medicamentos con receta o de venta libre.

Sin embargo, según la FDA, más de la mitad de los estadounidenses toman diariamente suplementos herbales o dietéticos, y un informe de Grandview Research señala que el mercado de los suplementos dietéticos estaba valorado en 151.900 millones de dólares en todo el mundo en 2021.

Utilizados adecuadamente, algunos suplementos pueden mejorar su salud, pero otros pueden ser ineficaces o incluso perjudiciales. Por ejemplo, una revisión sistemática que analiza los efectos potenciales de los suplementos nutricionales en la salud cardiovascular, principalmente en el ataque cardíaco y el accidente cerebrovascular, sugiere que pocos suplementos ayudan a prevenir las enfermedades cardíacas: solo los ácidos grasos omega-3 y el ácido fólico fueron efectivos. Lo mismo ocurrió con los cambios en la dieta, a excepción de una dieta baja en sal.

Scroll hacia arriba